Por qué nuestra temperatura influye en nuestro rendimiento

Es difícil que a los amantes del trail running nos detengan las condiciones meteorológicas adversas: el frío, la lluvia o la nieve en invierno, o el calor extremo en verano. Pero a la hora de salir ahí fuera y ponernos en movimiento, hay que tener en cuenta lo que le pasa a nuestro cuerpo. Cuando realizamos un ejercicio aeróbico intenso como la carrera al aire libre, nuestro organismo pone en práctica su función termorreguladora. Tiene que haber un equlibrio entre el calor que produce el cuerpo y el que pierde. El cuerpo humano tiene un termostato que es el hipotálamo, una zona del encéfalo que se encarga de distintas funciones corporales, entre ellas aumentar o disminuir la temperatura del interior de nuestro organismo en relación a las condiciones ambientales. Si el hipotálamo detecta que la temperatura es baja, pone en marcha los mecanismos adecuados para incrementarla: contrae los músculos para transformar la energía en calor, y para evitar la pérdida de calor los vasos sanguíneos se estrechan (vasoconstricción) y aumentan la resistencia al paso de la sangre que se dirige a la superficie corporal.

X